¿Cómo se presentan los síntomas esclerosis múltiple primaria progresiva?

sintomas esclerosis multiple primaria progresiva

sintomas esclerosis multiple primaria progresiva

Los síntomas esclerosis múltiple primaria progresiva es una enfermedad autoinmune vinculado al sistema nervioso central, que en cada organismo se manifiesta de forma única. Por lo tanto, su sintomatología va a variar en cada individuo que la padece. La EM cómo también se le conoce, evolucionará de acuerdo con el área cerebral afectada.

Se manifiesta generalmente en adultos-Jóvenes a partir de los 20 años en adelante y la sufren más las mujeres que los hombres. Los síntomas que se suelen presentar son:

  • Problemas de equilibrio y coordinación
  • Trastornos visuales
  • Dificultad para hablar
  • Espasticidad o rigidez
  • Parestesia (sensación de hormigueo o ardor)

Hay dos tipos de sintomatologías denominadas:

  • EM-remitente recurrente
  • EM primaria progresiva

La primera se manifiesta por episodios de brotes, estos son cambiantes de una a otra crisis, presentando desfallecimiento o falta de fuerza, visión borrosa, mareos o pérdida del equilibrio, entre otros. Algo que se debe puntualizar es que estos padecimientos a la larga dejan secuelas.

Los malestares de la segunda EM, al igual que en la recurrente, se pierden agilidad motora, presenta rigidez o espasticidad, problemas de memoria, incontinencias, etc., problemas que ocasionan serias limitaciones.

Otro punto a señalar para quienes tienen la lamentable situación de sufrir esclerosis múltiple, es que estos padecimientos comienzan a acrecentarse o incluso, en muchos casos, se presentan nuevas sintomatologías.

Como ya hemos dicho cada persona tiene trastornos muy particulares, por lo que, pueden sufrir episodios muy leves o graves, o tal vez se produzcan períodos muy cortos o se prolonguen en el tiempo, agravando las condiciones del paciente.

Cabe destacar que existen acciones que se deben evitar como son:

  • Exposición prolongado al sol
  • Bañarse con agua caliente
  • Estar constantemente estresado

Estos tres escenarios, de no evadirse podrían producir brotes que definitivamente, siempre empeoraran la enfermedad. Todos podemos padecer cualquier dolencia grave o que sea autoinmune, todavía la ciencia lucha por saber por qué en ciertos momentos el cuerpo se ataca así mismo. Está en nosotros asumir esto con entereza y fe de que mejorará y buscar alternativas para conseguir, sino una cura, el alivio del sufrimiento.