La industria detrás del PET stretch blow molding design

PET stretch blow molding design

PET stretch blow molding design

El “PET stretch blow molding design” es el proceso de diseño de modelado por soplado y estiramiento de pre-formas hechas con un material de plástico compuesto, llamado Tereftalato de polietileno o PET, por sus siglas en inglés, es usado en la industria de comida y embotellado de líquidos para almacenar cualquier cantidad de sustancias sin afectar su sabor, color, o aroma. Lo particular de este es que se puede reciclar y reutilizar a gran escala sin afectar la durabilidad.

Esta técnica de modelado ha impulsado lo que hoy vemos generalmente en productos de distribución en gran escala, como las botellas de plástico en la mayoría de las marcas a nivel mundial. Consiste en calentar una especie de tubo de ensayo creado con el PET a una temperatura donde se puede moldear, desde ahí se coloca en una maquina la cual inyecta aire comprimido dentro y esto hace que se expanda hasta las paredes del molde deseado.

Usan un proceso automatizado por completo que garantiza la calidad en la elaboración, evitando la menor cantidad de desperdicio de materiales. Las llamadas pre-formas son las bases de la elaboración de una gran cantidad de productos, su diseño hace posible que se puedan fabricar infinitas posibilidades, esta industria ofrece servicios generalmente al ámbito alimenticio, pero también su mercado se expande a jabones líquidos, aceites y la industria del motor.

Innovación tecnológica en la palma de la mano

Muchas avances han sucedido en la rama de la química de compuestos para lograr materiales que sean cada vez más seguros para el contacto humano, este Tereftalato de polietileno, no es sino la sumatoria de años de investigación, prueba y error de científicos especializados en esta rama. Seguido de esto las máquinas para hacerlo posible fueron evolucionando a sistemas más automatizados minimizando la intervención humana.

La necesidad de nuevos y mejores contenedores de sustancias, que puedan contribuir al reciclaje con su fabricación y a su vez, eliminar los residuos en su proceso de modificación para nuevas formas, impulsaron el comercio de estos productos elaborados con PET, su versatilidad en cualquier campo junto a bajos costes de producción con variante en sus modelos, lo volvieron el material predilecto.