Eliminación de amianto: ¿quién es el productor de residuos?

limpieza de amianto

Un requisito indispensable para cumplir con las obligaciones que la ley nos exige, es saber que tenemos la responsabilidad de hacerlo, de lo contrario, podremos ser sorprendidos por las autoridades cuando nos impongan una sanción derivada de una falta que hayamos cometido y esta situación puede presentarse si durante la eliminación de amianto no estamos al tanto del rol que debemos asumir.

A propósito de lo anterior, cuando se requiere eliminar el amianto, es conveniente identificar a los sujetos que se involucran en el procedimiento, es decir, productor y gestor, ya que cada uno posee responsabilidades diferentes.

Ahora bien, la mayoría de las personas pertenecen al grupo de los productores de residuos y estos, son todos aquellos que se dedican a generarlos o bien intervienen en el tratamiento previo. Asimismo, a los efectos del desamiantado, se incluyen en dicha categoría, quienes están en posesión de ellos.

 

¿Cuáles son sus deberes?

De conformidad con las normas que regulan la materia, el productor o poseedor de residuos es el administrador de los mismos y responderá por ellos mientras estén bajo su titularidad. También, le corresponde asegurar que sean procesados con anterioridad a la intervención del gestor. En consecuencia, contratará a una empresa autorizada que realizará las siguientes actividades:

  • Envasado: se llevará a cabo en recipientes de plástico, herméticos y resistentes, de manera que pueda evitarse toda posibilidad de liberación de fibras tóxicas. Se aconseja, no llenarlos completamente, a fin de cerrarlos con facilidad y evitar la expulsión de aire.
  • Etiquetado: se hará siguiendo las instrucciones previstas en las normas pertinentes y podrá imprimirse directamente en el envase, atarse fuertemente al mismo o fijarse con un adhesivo de alta calidad.
  • Almacenamiento: es de carácter temporal, puesto que, posteriormente serán recogidos por la empresa encargada de gestionarlos. Se depositarán en un área que sea de fácil acceso para el vehículo que los retirará.

Adicionalmente, informará a las entidades respectivas, las incidencias derivadas de la eliminación del amianto. La omisión o errónea ejecución de las pautas anteriormente señaladas, podrá motivar la imposición de alguna sanción, por tanto, se recomienda consultar con una empresa experta cuya orientación le ayude a evitarlas.

 

 

Gestorías administrativas en Madrid: una asistencia de gran utilidad

Gestorías administrativas en Madrid

Gestorías administrativas en Madrid

Realizar trámites en oficinas públicas requiere de conocimiento, tiempo y paciencia. Sin la adecuada combinación de los tres elementos es imposible conseguir resultados satisfactorios. Por fortuna, existen empresas como las gestorías administrativas en Madrid que resuelven esos asuntos en forma expedita y por un precio asequible.

Un gestor es un profesional universitario colegiado y cualificado para acometer cualquier diligencia relacionada con títulos oficiales. Ya sean requeridos por individuos o por entidades empresariales. La única excepción es la tramitación de los documentos legales que deben ser efectuados por abogados.

Servicios que presta una gestoría administrativa

Agrupados según la categoría de la actividad que realicen para una corporación, se tienen gestiones:

  • Fiscales: lleva la contabilidad correspondiente a la declaración periódica del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y del valor añadido (IVA). Además, prepara las declaraciones o solicita los documentos necesarios para ello.
  • Laborales: maneja la nómina, tramita altas, bajas y despidos del personal, elabora contratos, calcula impactos asociados a las diferentes políticas emprendidas, etc. Asimismo, se mantiene actualizada respecto a los cambios en los procesos de este renglón y el anterior.
  • Certificados: todos aquellos que se pudieran requerir como los de la seguridad social o de cotización de corporaciones e individuos.
  • Constitución de firmas empresariales: facilita o se encarga del papeleo relacionado con la creación de sociedades anónimas (SA) o de responsabilidad limitada (SRL). Proporciona información para la elaboración de los estudios de costes que se necesitan antes de crear la entidad.
  • Relacionadas con las subvenciones: también se encargan del estudio previo y de dirigirse al órgano administrativo que corresponda.
  • Gestión de negocios: su asistencia abarca desde la contabilidad, estimación de costes y deducciones impositivas hasta la preparación de la nómina y otras tareas que se deban efectuar ante los organismos del estado.

Adicionalmente, con la finalidad de prestar servicios integrales a las compañías, ofrecen asesoramiento fiscal, contable y laboral. Para las personas naturales manejan todo tipo de escrituras públicas, emisión de certificados, cálculos de impuestos, transferencia y matriculaciones de vehículos, licencias de intercambio internacional de mano de obra, etc. Sin duda, las gestorías administrativas cumplen una gran función.

Repuestos camión: la tecnología del transporte

repuestos camion

repuestos camion

Probablemente, el hito más importante en lo referente al desarrollo tecnológico superior se produjo entre finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando tuvo lugar la Revolución Industrial. A partir de ahí, las máquinas se incorporaron de forma masiva en todos los ámbitos de la vida humana. Un ejemplo es el de los transportes. Como es lógico, a menudo las máquinas necesitan reparaciones o sustituciones; entonces se precisan repuestos camión.

Los aparatos se estropean

El paso del tiempo es ineludible. Sus efectos no solo afectan a los organismos vivos, sino que también causan estragos en la materia inerte. Por ejemplo, aunque un tornillo no sea más que un conjunto de átomos de metal, si se deja a la intemperie terminará por oxidarse y perder sus cualidades iniciales.

Por esta razón, entre otras, se crearon las aleaciones, mezclas de diversos metales que modifican sus características (buscando potenciarlas). Los aparatos complejos, como los camiones, tienen multitud de elementos fabricados en materiales ferrosos, buscando el máximo rendimiento, a saber: resistencia, dureza, flexibilidad… Pero ni siquiera estos están exentos de estropearse.

Por si fuera poco, en los automóviles existen otras muchas partes, que engloban elementos más simples para alcanzar una finalidad. Así, tenemos la carrocería para proteger al conductor y al mismo vehículo, los sistemas de dirección y suspensión para permitir su desplazamiento, los frenos para permitir que se detenga, el sistema de refrigeración para evitar sobrecalentamientos, etc.

La enorme variedad de componentes multiplica exponencialmente el riesgo de avería. Una carrocería puede abollarse con un ligero golpe, la dirección puede quedar bloqueada por un giro brusco, el motor se desgasta a cada km que pasa …

Puesta a punto de nuestro vehículo

Considerando todo esto, nos quedan dos opciones: reparación o sustitución. La primera no siempre es viable, bien debido a que el componente a arreglar está demasiado maltrecho (pensemos en una rueda totalmente lisa por su uso) o porque simplemente no sale rentable económicamente.

La cuestión no es si llegará la avería, sino cuándo llegará. Debemos meditar entonces sobre la segunda opción mencionada: la sustitución del elemento dañado. Para ello, siempre será recomendable acudir a expertos en repuestos, que sepan qué es lo que necesita nuestro camión y lo tengan disponible. Al fin y al cabo, lo que importa para el todo es la suma de las partes.